Dosel de Nuestra Señora de los Ángeles

Los doseles para la imágenes, con forma de templete y muy recargados de elementos ornamentales, se dan en escultura a partir del siglo XII; sin embargo, los doseles para las imágenes en las iglesias empiezan a hacerse comunes bien entrado el siglo XIV, algo que ya se había generalizado para los reyes y prelados en todo el gótico hasta el siglo XVI. En este siglo y siguientes se rodea la parte alta del dosel con cortinajes cortos colgantes, adornados con flecos o franjas ricamente engalanadas.

 El dosel de Nuestra Señora de los Ángeles es una cubierta ornamental, realizada con en tela de raso blanco, bajo la que se sitúa la Sagrada Imagen para exaltar su dignidad y resaltar su distinción.

 Fue el 10 de julio de 1955 cuando la Congregación de Nuestra Señora de los Ángeles, siendo Hermano Mayor D. José Cobeño Cervera, acuerda en Junta de Gobierno: "hacer un dosel para situar en él la Carroza con la Sagrada Imagen en las Novenas, como antiguamente se hacía". Confeccionado el nuevo dosel, su importe ascendió a 16.915 pesetas.

 Fue estrenado el 2 de octubre de ese mismo año en el Cerro de los Ángeles, durante una eucaristía oficiada por el Patriarca de las Indias y Obispo de Madrid-Alcalá, Monseñor D. Leopoldo Eijo Garay, con motivo de la celebración del Día de la Provincia. Nuestra Señora de los Ángeles que presidió la ceremonia, junto al Sagrado Corazón de Jesús, lució el Manto Rojo Pentecostés, realizado por suscripción popular y que había sido también estrenado en las Fiestas Patronales del mes de mayo.

Ese mismo día, 2 de agosto de 1955, los pueblos del Partido Judicial de Getafe, decidieron hacer Patrona de este Partido Judicial a Nuestra Señora de los Ángeles. La correspondiente solicitud de patronazgo fue entregada al Excelentísimo Señor Obispo Auxiliar, que presidió aquella solemnidad religiosa, para que fuese elevada a la más alta jerarquía eclesiástica de la Diócesis. La aceptación fue refrendada por D. Leopoldo Eijo Garay, el 8 de diciembre de 1955, día de la Inmaculada.

Dosel de Nuestra Señora de los Ángeles

Dosel de Ntra. Sra. de los Ángeles

Es un dosel de raso blanco sobre armadura, que tiene pintado en el frente y techo: nubes, ángeles y la paloma como símbolo del Espíritu Santo; y bordado en la tela colgante: el anagrama de María, flores, motivos vegetales y conchas en alusión a la pureza de María (Carlos J. Vergara. Ángelus, 2005).

 Tras su estreno, en el dosel surgieron algunos problemas de inestabilidad, debido a su altura y falta de rigidez de la estructura, lo que dificultaba su instalación. Una vez solventados estos problemas, el nuevo dosel lució durante muchos años todo su esplendor, cobijando a la Imagen de Nuestra Señora de los Ángeles en las novenas de las Fiestas Patronales y en todos aquellos actos en que se colocaba.

 En el año 2007, finalizadas las obras de restauración y tras seis años de clausura, abre sus puertas de nuevo al culto la Catedral de Santa María Magdalena, y con ello todas las celebraciones y actos litúrgicos en honor de la Virgen de los Ángeles regresan a este templo, que volverá a ser su residencia durante sus estancias en Getafe.

Sin embargo, la falta de espacio, como consecuencia de la ampliación del presbiterio tras las obras de restauración realizadas, imposibilita la instalación del dosel; por ello, a partir de ese año, deja de utilizarse durante las Fiestas Patronales como era acostumbrado.

Dosel de Nuestra Señora de los Ángeles